Imprimir

LA SUCESIÓN PAPAL Y LOS BORGIA

Publicado en Opinión

MIRADA INTERIOR

LA SUCESIÓN PAPAL Y LOS BORGIA

Isaías Alanís

 

 

Hay que cerrarles con llave la puerta del papado a los obispos acusados de pederastia, en el cónclave que se celebra en el Palacio vaticano, como en los tiempos de la familia Borgia, que se ha mecida en la cuna de la fantasía y la realidad. Una estirpe  aragonesa que junto a los Orsini, Farnesio y Sforza, sentaron las bases, no sólo del humanismo renacentista y el florecimiento de las artes y la ciencia, creando mecenazgos que han parido inúmeras obras de arte, monumentos y leyendas urbanas medievales. También  procrearon monstruos de la razón y el delirio por el poder.

La joya de la corona y el poder celestial y terrenal lo representó Alejandro VI, padre de Lucrecia y César Borgia. Pareja de bipolaridad erótica que ha trascendido el tiempo y la niebla de los siglos. Esta dúo ligado a la pugna por el poder y cuyos intereses los mantenían fuertemente enlazados, vivieron momentos de grandes transformaciones de todo tipo, pese a las presiones y bondades libertarias eclesiásticas, se inicia un florecimiento y debate intelectual en gran manera debido al reencuentro con la cultura helénica. Que en la época de los Borgia, se mantuvo entre dos filos, el del poder terrenal y espiritual partiendo de un eje donde las antípodas se tocaban y no había fronteras entre uno y otro. La iglesia como una institución de origen “divino” y el poder terrenal que estaba y está por encima de las mismas escrituras y la ética propagada por los evangelistas y las enseñanzas del propio Cristo, atravesaba por un cisma existencial; que abrió las venas a un conflicto dialéctico que produjo monstruos de la fe por el poder como César Borgia, y sanadores espirituales en llamas como Savonarola. 

Este periodo se caracterizó por confrontaciones de armas entre los dueños de Italia y la custodia espiritual de Roma y su significado para el mundo cristiano. Era el poder central. Roma y sus siete colinas y su origen pagano, fue en ese periodo el centro de intrigas, asesinatos por espada o veneno, cárcel y centro de operaciones de la naciente banca moderna. Roma, madre de Rómulo y Remo y puerto donde Eneas descendió del mito a la historia como la iglesia de Cristo al poder.

Por eso, Roma y el mundo cristiano no ha cambiado y la sombra de los Borgia cubre con su manto de homicidios y veladas amenazas la sucesión de Benedicto XVI -desde la óptica del poder por el poder-. Y el tópico sexual, como en aquellos años, cobra cierta luminiscencia doctrinal sujeta a cambios dependiendo de cómo se mueven las piezas del ajedrez mitrado dispuesto a todo con tal de mantener o recuperar el poder del Vaticano.

Y una verdad que ni Alejandro VI hubiese podido ocultar, ni ningún dogma de la fe, es la llaga que aqueja a la iglesia por los casos de pederastia comprobada u ocultada por los mandamases de Roma, cometida por sacerdotes, obispos y cardenales. Un grupo de 12 posibles cardenales candidatos a la silla de Roma, están señalados no por los estigmas sangrantes de Cristo, si no de practicar la pederastia. “La lista conocida como "la sucia docena" incluye a los cardenales: Leonardo Sandri, de Argentina; George Pell, de Australia; Marc Ouellet, de Canadá; Timothy Dolan (Nueva York); Sean O’Malley, (Boston), y Donald Wuerl (Washington) de Estados Unidos; Peter Turkson, de Ghana; Óscar Rodríguez Maradiaga, de Honduras; Tarsicio Bertone y Angelo Scola, de Italia; Norberto Rivera Carrera, de México, y Dominik Duka, de República Checa…”(La Jornada/7/3/2013).

A esta pequeña lista de electores o posibles papales, hay 153 cardenales presentes en la elección, muchos de los cuales tienen sospechas de practicar o encubrir la pederastia, sobre todo en naciones pobres como Asia, África y Centroamérica. "Queremos exhortar a los prelados católicos a dejar de fingir que lo peor respecto de los abusos sexuales del clero ha pasado y (a dejar de) encubrir la crisis", dijo David Clohessy, director de la Red de Sobrevivientes de los Abusados por Sacerdotes (Snap, por sus siglas en inglés), con sede en Estados Unidos…” (La Jornada/7/3/2013). Amén de sospechas de que muchos cardenales y obispos, están en la lista negra de lavadores de dinero.

El nuevo Papa, podrá limpiar el huerto de los olivos y el templo de mercenarios, mercaderes y sicarios de sotana y estola. Eso muy pronto lo sabremos, aunque hay razones venidas de la misma iglesia que afirman lo contrario.

Los intereses del Vaticano han sobrepasado y multiplicado a los que tuvieron los Borgia y las familias renacentistas que lucharon por tomar Roma, como los Sforza, mecenas de Leonardo Da Vinci, y los Orsini. Hoy la familias que tiene las uñas puestas en el poder de roma, es global como sus negocios, intereses y alejamiento de los evangelios. "No podemos elegir un papa sin tener la absoluta seguridad de que no va a aparecer al día siguiente en un documento “reservado", admitió un purpurado de la región…”

Los intríngulis y escándalos de la corte de la casa Borgia, y los entresijos del poder de Roma, donde están reunidos en cónclave (lo cerrado con llave) los cardenales electores, salvo nombres, hechos, fechas y días, son hermanos gemelos de una iglesia apartada de la letra de los evangelios, que como norma de fe y sistema de vida, se ha visto relegada de su verdad, y más en corto, se halla situada más cerca de la corte de los Borgia, que de sus fieles que lo ignoran casi todo; minimizada en escándalos por las cortes actuales de cardenales y obispos del cuerpo vivo de la iglesia de Cristo.

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar